Blogia
pueblapeje

Artículo de Álvaro Cepeda Neri

Artículo de Álvaro Cepeda Neri

A sus 47 años: ¡Feliz no cumpleaños, fecal!
2009-09-05


Alvaro Cepeda Neri

Prólogo Político

Rodeado de sus cuates, el inquilino de Los Pinos festejó sus 47 años. Y tres de ellos los ha pasado de mal en peor con el cargo de encargado de la finca llamada los pinos, sin que su trienio se haya distinguido cuando menos con su presencia. Nada de esto. fecal ya pasó como un presidente más del montón. Con penas para la Nación y sin ninguna gloria para él.

Desaparecieron las poquísimas aptitudes que había mostrado desde que con su padre, a los ocho años, repartía volantes de propaganda derechista, para seguir su curso en el PAN hasta llegar a ser su dirigente, fracasar como aspirante a gobernar Michoacán (donde sus amigos lo recuerdan adicto, más que al buen comer, a las carnitas, el coñac y los vinos); diputado federal y, de buenas a primeras, secretario de Energía, donde amarró relaciones con el misteriosamente muerto Mouriño, Germán Martínez dado de baja y César (Cesarín) Nava, elevado a su nivel de plena incompetencia.
En ese trayecto se conectó con el timbiriche de Max (Maximiliano Cortázar, especialista en mal tocar la batería y en sus bohemias se alió con Rodolfo Elizondo, su secretario de Turismo. Encontró en Genaro García Luna a su alter ego (el cuestionadísimo secretario de Seguridad Pública Federal, creador de la inseguridad y reñido a muerte con los militares).
Recogió en el trayecto a la ilegítima presidencia a la inservible Georgina Kessel, al inútil de Ruiz Mateos, al protagonista Córdova Villalobos, al gordísimo e inflacionario de Carstens Carstens (cuya esposa estadounidense no quiere saber nada de México); al bueno para nada de Cárdenas Jiménez; al mosquita muerta Medina-Mora Icaza, y a la tonta de Espinosa Castellano.
Se trajo y se deshizo de la Vázquez Mota, ahora con cirugía plástica que la convirtió en otra cara; a Juan Elvira Quintana... ¿quién es?; a Ramírez Acuña, para luego despedirlo. Y así sucesivamente, empezó a sus 44 años y ahora con tres años más nada ha cambiado del fecalismo. O tal vez sí. Los fracasos se han multiplicado y no halla la puerta de salida, cuando le faltan tres años para cumplir los 50 y verse liberado de una carga por la que peleó y le ayudaron, para nada.
Y si se dio de alta en el PAN desde 1980, entonces ya mandó a la basura casi 30 años, que no le sirvieron como experiencia. Ya con entradas en su cabeza que apuntan a prematura calvicie, fecal se irá (salvo que sea antes) a los 50 años, para acompañar a Fox de 67, y juntos pelear por quién fue el más mediocre y cuál le causó mayor daño al país.
A sus 47 años el todavía inquilino de la residencia presidencial, está a la mitad de su sexenio y malísimo gobierno. No tiene nada que festejar, salvo su existencia biológica. Habiendo tenido la oportunidad, la desperdició. Y es que nunca se dio a la tarea de forjarse como un político para, con los cargos, intentar ser un Estadista. Pasó por los poderse públicos como cuando fue abogado de un banco, únicamente para irla pasando. Brindará como acostumbra y Cortázar ejecutará la “Cucaracha” y “El hijo desobediente”.

cepedaneri@prodigy.net.mx

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres