Blogia
pueblapeje

Jesusa Cervantes escribió éste artículo

Jesusa Cervantes escribió éste artículo

Arremeten diputados del PRI, PRD, PT y Convergencia contra Calderón

JESUSA CERVANTES

MÉXICO, D.F., 8 de septiembre (apro).- Las fracciones parlamentarias del PRI, PT, PRD y Convergencia cuestionaron duramente a los tres nuevos funcionarios que designó Felipe Calderón Hinojosa, y recriminaron al Ejecutivo federal su falta de respeto al Congreso de la Unión por dar prioridad a la televisión y anunciar ante ella los principales cambios de su administración.

         Jorge Romero Romero, priista hidalguense, fue el encargado de fijar la posición de su partido desde la tribuna. Ahí, en un tono duro advirtió a Felipe Calderón que "la estabilidad política se debe sustentar en el respeto a las instituciones de la República".

         Luego explicó: "Hoy hizo mal el presidente Calderón al presentar el paquete económico a los medios de comunicación, menospreciando la soberanía de la Cámara de Diputados. Aquí está la auténtica representación de la nación, eso dice la Constitución y el presidente Calderón debió apegarse a ella."

         Antes, calificó las justificaciones que dio Calderón para hacer los relevos en Petróleos Mexicanos (Pemex), la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca y Alimentación (Sagarpa) y en la  Procuraduría General de la República (PGR), como de "autocomplacencia, engañosos, sin realismo ni objetividad".

         Desautorizó a los tres nuevos relevos y criticó a quienes se fueron.

         El Partido del Trabajo se sumó a la crítica de los priistas, sobre todo en la preferencia que Felipe Calderón ha dado en las últimas semanas al poder fáctico de la televisión.

         "Señores diputados, si todos los aquí presentes estamos enterados en saber qué hace o qué deja de hacer el titular del Ejecutivo federal en este país, es necesario ver la tele. No se presenta ante el Congreso", recriminó la petista Teresa Guadalupe Reyes Sahagún, encargada de fijar el posicionamiento de su partido.

         "Ante el Congreso no nos explica", se quejó para luego recordar que Calderón nunca ha explicado los cambios en su gabinete; el desdén que estos día ha tenido hacia el Congreso de la Unión no es nuevo; y como un ejemplo de ello, se dio medio giro y se dirigió al presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, el panista Francisco Ramírez Acuña: "Ni siquiera el cambio en la Secretaría de Gobernación, cuando salió el ahora presidente del Congreso, fue explicado. Él cree que no tiene que explicarle nada a nadie."

         Por su parte, las bancadas de Convergencia y PRD manifestaron coincidentemente sus "sospechas" de que tales movimientos se hayan realizado para no ofrecer al Congreso de la Unión una explicación sobre el fracaso en seguridad pública, atención al campo y la caída de producción en Pemex, las cuales se deben dar a partir de la próxima semana, cuando inicie la glosa del III Informe de Gobierno.

         Laura Arizmendi Campos, de Convergencia, comentó: "Sí vemos en estos cambios un falta de coordinación y de respeto del Ejecutivo federal hacia el Poder Legislativo, ya que nos encontramos en la antesala de las comparecencias de estos servidores públicos… Esto pone en tela de juicio la voluntad del gobierno federal de atender el principio de transparencia y rendición de cuentas sobre el uso y m aneo de los recursos públicos."

         Con una posición menos ruda hacia los nombramientos, el perredista Arturo Santana Alfaro cuestionó que los cambios hayan ocurrido justo en la antesala de la glosa del Informe.

"Lo que genera sospechas es haberlos efectuado (los movimientos) antes de que comparecieran ante este órgano legislativo e informar del estado en que lamentablemente dejan estas tres instituciones", reprochó.

 

El nuevo PRI…

El PRI, a través de Jorge Romero Romero, manifestó los cuestionamientos más incómodos para el panismo y Calderón.

         El hidalguense inició lamentando con que los movimientos hayan sido "sólo tres", cuando también están en crisis las áreas de economía, salud, justicia social, "prácticamente en todos los renglones del gobierno federal".

         El priista empezó su reclamo por la "tardía" sustitución de Alberto Cárdenas en la Sagarpa; recordó que un mes después de que el exgobernador de Jalisco asumiera el cargo, en el PRI ya se pedía su destitución debido a que no respetó las reglas de operación de los programas del campo.

         "Pero más nos preocupan las nuevas declaraciones del nuevo secretario, al afirmar que la Sagarpa no utilizará más para acciones clientelares ni como mecanismos de presión electoral y tampoco será dadora de subsidios ni para tapar ineficiencias… Cárdenas demostró durante su responsabilidad más compromiso con su partido que con los hombres del campo.

         "Pero queremos que el presidente de la República nos dé mayor información respecto de estos señalamientos expresos de su nuevo secretario y nos explique también cómo permitió que hoy esta secretaría esté totalmente desmantelada", agregó.

         Romero siguió con el sustituto en Pemex, Juan José Suárez Coppel. Recordó que viene de la "escuela de Chicago", la cual trae como bandera reducción del gasto público y privatización de empresas energéticas. Luego, advirtió: "De una vez le decimos al señor Suárez Coppel que el PRI está pensando en modernizar Pemex, pero no sobre la base de la privatización."

         Sobre el cambio en la PGR, afirmó: "Se va Medina Mora pero nos hereda una sociedad con miedo, profundamente lastimada por la violencia". Y de Arturo Chávez Chávez, el sustituto, fue más contundente: "No nos genera optimismo".

         Para respaldar las suspicacias del priismo, el diputado Romero Romero recordó que, en su haber, la propuesta para la PGR tiene "diversas recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos; falta de resolución de los feminicidios en Ciudad Juárez. Es, por lo menos, polémico".

         Sin embargo, el perredista convertido en diputado por el PT, Gerardo Fernández Noroña, quien, sorprendentemente, en un tono mesurado, sin estridencias y sin victimarse, ofreció mayores datos sobre Arturo Chávez Chávez:

"Fue subsecretario de Gobernación en la época de Carlos Abascal y el negociador en Oaxaca cuando el conflicto con la APPO; ése es más o menos el perfil de diálogo y de negociación que el gobierno de Calderón pretende hacer; un represor encubierto, un justificador de asesinatos de mujeres, un hombre que  permitió la impunidad, que prefabricó delitos y que hizo tropelía y media al frente de la Procuraduría en Chihuahua."

         De Juan José Suárez Copppel, el nuevo encargado de Pemex, dijo que está acusado de otorgar contratos, mediante tráfico de influencias, por cientos de millones de pesos durante su paso como director de Finanzas de la paraestatal en el sexenio de Vicente Fox; que se documentaron hechos de corrupción para favorecer a la empresa Arrendadora Ocean Mexicana con contratos de adjudicación directa por 53 millones de pesos, algunos; otros, por 265 millones de pesos y que, además, "hace negocios al cobijo del poder y que genera corrupción en el gobierno de facto".

         Sin dejar pasar a Francisco Mayorga Castañeda, nuevo titular de la Sagarpa y quien ocupó diversos cargos en el foxismo, Fernández Noroña recordó que la Aditoría Superior de la Federación lo acusó, en su reporte de 2005, de manejar de manera irregular 200 millones de pesos. "Dio apoyos en demasía, pagos improcedentes en exceso y duplicados de recursos depositados en cuentas bancarias improductivas."

         Encarrerado, Noroña consideró que el pueblo de México debe revocarle el mandato a Felpe Calderón, "pero como no hay ese mecanismo, el mayor servicio que le podía hacer a la nación Calderón, es renunciar al cargo que el pueblo de México no le otorgó".

         El común denominador de los partidos que rechazaron los nombramientos fue que Suárez Coppel benefició a los hijos de Marta Sahún en sus jugosos negocios con Pemex; que sobre Arturo Chávez Chávez pesan las más de mil muertas de Ciudad Juárez, y que Mayorga Castañeda tan sólo es el subordinado del subordinado, "gris, inocuo".

         Por su parte, el PAN, a través de Jesús Ramírez Rangel, intentó defender los nombramientos y las decisiones de Felipe Calderón; pero su retórica no dio más que para pedir apoyo a la oposición y no ofreció un sólo dato que justificara la probidad o profesionalismo de los nuevos funcionarios federales.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres